Thursday, February 15, 2018

Todas las Cosas Son Posibles

Es la fe la que nos conecta con el cielo y nos da la fortaleza para enfrentar los poderes de las tinieblas. En Cristo, Dios ha provisto los medios para someter cada rasgo malo y resistir cada tentación, por más fuerte que sea.


Los justos simpre han obtenido ayuda de arriba. Cuán a menudo los enemigos de Dios unieron su fuerza y ​​sabiduría para destruir el carácter y la influencia de unas pocas simples personas que confiaban en Dios. Pero como el Señor era para ellos, ninguno podía prevalecer contra ellos. . . . Sepárenlos de sus ídolos y del mundo, y el mundo no los separará de Dios. Cristo es nuestro Salvador actual y suficiente. En Él habita toda la plenitud. Es un privilegio de los cristianos saber que Cristo está en ellos de una verdad. "Esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe". Todas las cosas son posibles para el que cree; y cualquier cosa que deseemos cuando oramos, si creemos que la recibimos, la tendremos. Esta fe penetrará en la nube más oscura y traerá rayos de luz y esperanza al alma caída y abatida. Es la ausencia de esta fe y confianza lo que trae perplejidad, temores angustiantes y sospechas del mal. Dios hará grandes cosas para su pueblo cuando depositen toda su confianza en él. My Life Today, pág. 9.

Concluido.

Tuesday, February 6, 2018

¿Estamos Creciendo en Cristo? Parte 3


Es porque no conocemos a Dios, porque no tenemos fe en Cristo, que no somos más profundamente impresionados con la humillación que Él sufrió en nuestro favor, su ignominia no conduce a cada alma, a la humillación del yo, a la exaltación de Jesús. El Señor nos llama a que nos humillemos bajo su poderosa mano, a fin de participar de su santidad. No eres más que tu Maestro, sino que como Él fue, así, has de ser tú en el mundo. O, si lo amaras como Él te ama a tí, no te retraerías del conocimiento de los capítulos oscuros de la experiencia del Hijo de Dios ...

  Debemos llevar el yugo de Cristo, trabajar como él trabajó para la salvación de los perdidos; y los que sean partícipes de sus sufrimientos también serán partícipes de su gloria. El apóstol dice: " somos colaboradores de Dios ". Entonces aferrémonos a su fortaleza. Que toda la carga de la obra no recaiga sobre los ministros, sino que cada miembro de la iglesia se dé cuenta de que tiene una obra que hacer. Que el pueblo de Dios se esparza por el mundo, moviéndose en todas direcciones, entrando en cuidades y aldeas dnde la luz de la verdad no ha brillado, a fin de que el conocimiento  de Dios pudea difundirse entre los hombres. Dígales a los demás lo que deben hacer para ser salvos. "Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado". Si tuvieran un sentido de comprensión con respecto a la condición perdida de las almas que están fuera de Cristo, trabajarían de acuerdo con sus talentos confiados, sin cansarse de hacer el bien. La comisión del Salvador a su pueblo es: " Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura ". Oh, cuán gravemente se ha descuidado esta obra, y sin embargo, el mundo hambriento está pereciendo por el pan de vida. Entreguémonos a Dios, aceptemos el don celestial del Espíritu Santo, y vayamos a ellos en el amor y el sacrificio de un Salvador, para que no perezcan, sino que tengan vida eterna. En cualquier lugar que tenga su morada, sea una luz para la gente, señalen el camino para que los rescatados del Señor caminen, y deesa manera conviértanse en colaboradores con Dios. Bible Echo, 15 de abril de 1892.

Concluido.

Tuesday, January 30, 2018

¿Estamos Creciendo en Cristo? Parte 2

A fin de ser partícipes de los sufrimientos de Cristo, debemos contemplar al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Cuando contemplamos la humillación de Cristo, al contemplar su abnegación y abnegación, nos asombra la manifestación del amor divino por el hombre culpable. Cuando por el amor de Cristo estamos llamados a pasar por pruebas que son de una naturaleza humillante, si tenemos la mente de Cristo, las sufriremos con mansedumbre, no resintiendo daño o resistiendo el mal. Manifestaremos el espíritu que moraba en Cristo. El cristiano no puede esperar vivir sin pruebas. Surgirán dificultades, vendrán dolores inesperados a aquellos que son llamados ser buenos administradores de la multiforme gracia de Dios; frente a la dificultad, aquellos que, a través de la fe en su Redentor, están unidos a Cristo como el pámoano está unido a la vid, serán partícipes de su abnegación e irán a derramar sobre los que están en la oscuridad la luz de su amor. Debemos entender cuáles son los sacrificios, las obras y los sufrimientos de Cristo, para que podamos cooperar con él en la elaboración del gran plan de redención.

Aunque Cristo soportó un dolor que ninguna pluma puede describir, no se acobardó de dar el pago del rescate por el hombre perdido. Que el ministro y el misionero observen su ejemplo de fe y perseverancia. De él está escrito: " No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley". No deben cansarse de hacer el bien, sino que han de ser valientes en la obra de Dios. Fue el amor lo que sostuvo a Cristo en su humillación, su amor por las almas que perecían lo que le permitió soportar los insultos, el desprecio, el rechazo de los hombres y finalmente morir en el Calvario, para que todo aquel que cree en él no pierda, sino que tenga vida eterna. La salvación de los perdidos es el objeto de la misión de Cristo a la tierra, y él murió para redimir pecadores de cada raza y cada clima. Hemos de ser colaboradores junto con él; mientras haya pecadores que deben ser rescatados, los seguidores de Cristo tendrán que negarse a sí mismos, a fin de trabajar inteligentemente, para salir a los caminos y vallados, mostrando las virtudes de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. Cristo llama a todos aquellos que han discernido  los méritos de su carácter a que hagan saber las maravillas del amor redentor. Él desea que soportemos a otros como  nos ha soportado a nosotros en nuestra perversidad, en nuestras reincidencias; porque no nos ha desechado en nuestro desvío, sino que ha perdoado nuestras transgresiones, y nos ha vestido con el nabto de su justicia, atrayéndonos hacia sí con cuerdas de su amor. Bible Echo, 15 de abril del 1892.

Concluirá.

Wednesday, January 24, 2018

¿Estamos Creciendo en Cristo? Parte 1


No es una evidencia real de que uno sea un cristiano el que sus emociones se conmueven o su espíritu se despierta mediante la presentación de la verdad. La pregunta es: ¿Estás creciendo en Cristo, tu Cabeza viviente? Es la gracia de Cristo manifestada en tu vida? Dios da su gracia a los hombres, para que puedan desear más de su gracia. La gracia de Dios siempre está trabajando sobre el corazón humano; y cuando se reciba, la evidencia de su recepción aparecerá en la vida y el carácter del receptor, ya que la vida espiritual se verá desarrollándose desde adentro. La gracia de Cristo en el corazón siempre promoverá la vida espiritual y se hará un avance espiritual. Cada uno de nosotros necesita un Salvador personal, o pereceremos en nuestros pecados. Deje que la pregunta se haga a nuestras almas: ¿Estoy creciendo en Cristo, mi Cabeza viviente? ¿Estoy obteniendo conocimiento avanzado de Dios y de Jesucristo, a quien Él ha enviado? No vemos las plantas crecer en el campo, y sin embargo, estamos seguros de que sí crecen; y ¿no podemos saber lo que está pasando con nuestra propia fuerza y ​​crecimiento espiritual?
   El crecimiento en la gracia no viene sin mucha oración ferviente, sin humillar el yo a cada paso every step. Jesús dijo: " Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan." 
     "Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?" Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado." " "y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.  Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado. Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado." " Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado."   

     La suma y la sustancia de todo el asunto de la gracia y la experiencia cristianas está comprendida en creer en Cristo, en conocer a Dios y a su Hijo, a quien Él ha enviado. Pero aquí es donde muchos fracasan; porque les falta fe en Dios. En lugar de desear ser traídos a una comunión con Cristo en su abnegación y humillación, siempre están buscando la supremacía del yo. Mientras se nieguen a caer sobre la Roca y ser quebrantados, no podrán apreciar el amor o el carácter de Dios. Podemos ser uno con Cristo; pero debemos estar dispuestos a ceder nuestro propio camino, nuestra propia voluntad, y tener la mente que estaba en Cristo, para que podamos saber lo que es tener comunión con él en la humillación y el sufrimiento. Nuestras ideas están demasiado contraídas; debemos tener una visión más amplia de Cristo y del carácter de su obra. Oh, si apreciáramos el amor de Dios, cómo se agrandarían nuestros corazones, nuestras limitadas simpatías se expandirían, hasta que rompan las barreras heladas del egoísmo; y nuestra comprensión sería más profunda de lo que es ahora, porque miraríamos bajo de la superficie.  Bible Echo, 15 de abril del 1892.

Continuará.

Thursday, January 18, 2018

Cada Uno Ha de Trabajar Como Cristo Trabajó


Cristo se presenta ante nosotros como el Modelo del hombre, el gran misionero médico, un ejemplo para todos los que habían de venir después. Su amor, puro y santo, bendijo a todos los que entraron en la esfera de su influencia. Su carácter era absolutamente perfecto, libre de la más mínima mancha de pecado. Vino como una expresión del amor perfecto de Dios, no para aplastar, no para juzgar y condenar, sino para sanar a todo carácter débil y defectuoso, para salvar a los hombres y mujeres del poder de Satanás. Él es el Creador, Redentor y Sustentador de la raza humana. Él invita a todos, "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga".
     ¿Cuál es, entonces, el ejemplo que debemos establecer para el mundo? Debemos hacer el mismo trabajo que el gran Misionero médico emprendió en nuestro beneficio. Debemos seguir el camino de sacrificio propio pisado por Cristo.
     Cuando veo a tantos los que dicen ser misioneros médicos, la representación de lo que Cristo era en esta tierra aparece ante mí. Al pensar los obreros de hoy se quedan cortos cuando los comparo con el ejemplo divino, mi corazón siente un dolor que las palabras no pueden expresar. ¿Harán alguna vez los hombres y las mujeres una obra que tenga las características y el carácter del gran Misionero médico? . . .
     ¿No hay suficiente aflicción en esta tierra enferma de pecado y maldecida por el pecado como para llevarnos a consagrarnos a la obra de proclamar el mensaje de que "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna". Esta tierra ha sido pisada por el Hijo de Dios. Vino para traer a los hombres luz y vida, para liberarlos de la esclavitud del pecado. Viene nuevamente en poder y gran gloria, para recibir a Sí mismo a aquellos que durante esta vida han seguido Sus pasos.
     ¡Oh, cuánto anhelo ver a aquellos que dicen ser misioneros médicos honrando al gran Modelo, cuya vida declara lo que se comprende en la afirmación de ser un médico misionero! Quisiera que estuvieran aprendiendo la mansedumbre y humildad del Salvador. Me duele el corazón pensar que Cristo está tan desilusionado con Sus seguidores. Tienen un nombre que su vida diaria que no tienen derecho a llevar.
Debemos ser santificados, alma y cuerpo, a través de la verdad; entonces honraremos el nombre, Médico Misionero. ¡Oh, este nombre significa mucho! Requiere una representación completa,  diferente de la representación dada por muchos que la llevan. Pronto estos comprenderán cuán lejos se han apartado de los principios del cielo, y cuán grandemente han entristecido el corazón de Cristo.
Loma Linda Messages, pág. 61.

Concluido.


Thursday, January 11, 2018

Aférrense a la Mano de Cristo


Ni un solo hilo de egoísmo debe ser atraído a la estructura del carácter que estamos tejiendo. Para continuar sin temor, debemos saber que una mano todopoderosa nos sostendrá, y una humanidad infinita en Cristo se compadecerá de nosotros. Pero no nos permitamos compadecernos a nosotros mismos, porque esto no es lo que hay que hacer. No es suficiente para nosotros tener fe en la ley y la fuerza, cosas que no tienen piedad, y nunca escuchan el clamor por ayuda. Necesitamos aferrarnos una mano que sea cálida y confiar en un corazón lleno de amor y ternura. Nunca debemos sentir que no hay peligro, pensando: "Tengo una gran experiencia, nunca voy a caer". Dios permite que los más sabios sean llevados a las circunstancias que revelan su debilidad humana. Nos encontraremos con obstáculos a lo largo del camino hacia el cielo, pero si permanecemos en Cristo, el yo no aparecerá de muchas maneras.

"Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias." Por la fe, recibimos al Señor Jesús. Por la fe, estamos unidos a él. Por la fe estamos enraizados y establecidos en él. Estamos unidos con Cristo. No debemos perder nuestro primer amor. Él hará cada día por nosotros arrepentidos, creyentes pecadores tanto como hizo cuando le entregáramos nuestros corazones por primera vez. Notebook leaflets, tomo 1 pág. 31.

Concluido.

Wednesday, January 3, 2018

Dividendos Celestiales


Asegúrense de que la verdad está inscrita en su estandarte en todo momento y en todo lugar. . . .
     Como nación, los judíos se negaron a recibir a Cristo. Él los había guiado en sus peregrinaciones, como su Líder invisible e infinito. Les había comunicado su voluntad, pero en la prueba lo rechazaron, su única esperanza, su única salvación, y Dios los rechazó. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12). Para todos los que reciben y obedecen las condiciones, los dones de Dios fluyen constantemente, son irrevocables, y no son removidos. Dios ha impartido sus dones al hombre para ser usados, no de acuerdo con ideas hereditarias o fantasiosas, ni de acuerdo con los impulsos naturales o la inclinación, sino de acuerdo con su voluntad. . . .
     Aquellos que temían a Dios debían pensar por sí mismos. Ya no habían de dejar que otros hombres pensaran por ellos. Sus mentes ya no estaban encadenadas a máximas, teorías y doctrinas erróneas. ...La Luz de la vida había venido a este mundo para brillar en medio de la oscuridad moral. El evangelio ahora sería proclamado a los pobres, los oprimidos. Aquellos con una vida humilde tendrían oportunidad de entender las verdaderas calificaciones necesarias para entrar al reino de Dios.
     Y hoy los hombres de los rangos inferiores deben tomar su lugar al obedecer la orden: "Adelante". Por la fe deben enfrentar las dificultades, sin atreverse a ceder al ataque y el balbuceo de las lenguas incrédulas. Deben avanzar de un grado de éxito al otro, orando siempre y ejercitando esa fe que responde a la oración. . . .
     ¡Las agencias de Dios son muchas! Pero todos aquellos que están dispuestos a trabajar de acuerdo con el plan de Dios están incluidos en las palabras: "Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios." (1 Corintios 3: 9). Los siervos de Dios deben moverse para que no se pierda ningún don espiritual. Su voluntad se mantendrá en obediencia, y cuando llegue el tiempo de Dios, la vara florecerá. Qué forma tomará la obra, nadie puede saber, pero los siervos de Dios deben ser hombres que se muevan al instante, capaces de entender los caminos y la voluntad de su Líder. This Day With God, pág. 31.


Concluido.