Monday, May 15, 2017

Los Dos Grandes Principios de la Ley—Parte 4


"La obra más esencial ahora que se debe hacer es considerar las palabras de Cristo: 'todos vosotros sois hermanos'. Cada uno debe ocupar su lugar para realizar el trabajo que se le ha asignado, en perfecta armonía con sus hermanos. Todos deben esforzarse por fortalecer y por edificar las ruinas antiguas, por mantener en alto el estandarte de la Biblia, por proclamar el mensaje del tercer ángel, por vivir la verdad, por ejercitar la misericordia y el amor de Dios y estar preparados para cualquier obra que pueda presentarse en el servicio de Dios. Deben tener en cuenta las enseñanzas de Cristo en el Monte de los Olivos, y notar los atributos que él llama benditos. ' Bienaventurados los mansos' Él dijo, 'porque ellos recibirán la tierra por heredad.'
"'Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.' Cultivemos entonces el precioso atributo de la misericordia, porque se volverá a reflejar en nosotros.
'Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.' El salmista dijo: 'Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia, Y habla verdad en su corazón.' '¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño. El recibirá bendición de Jehová, Y justicia del Dios de salvación.'
"¿No recibiremos esta luz de la Palabra de Dios? ¿No deberíamos estar agradecidos por Su Palabra, y agradecerle por una instrucción tan clara con respecto al deber que recae sobre todos los que desean las bendiciones especificadas? ¿Consultaremos a los seres humanos cuando tenemos la voz de Dios para hablarnos?
" 'Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.'  ¿Quién los llama así? Todas las inteligencias celestiales. Entonces no aliente a ningún alma tentada a decirle las quejas que tiene contra un hermano o un amigo. Dígale que no quieres oír sus palabras de censura ni hablar mal, porque tu Consejero te ha dicho en Su Palabra que si dejas de levantar contienda y te conviertes en un pacificador, serás bendecido. Dile que esa es la bendición que deseas.
"Por amor a Cristo, no hable ni piense mal. Que el Señor nos ayude no sólo a leer la Biblia sino a practicar sus enseñanzas. El agente humano que es fiel en su obra, que une la dulzura con su poder, la justicia y el amor, causa regocijo entre las inteligencias celestiales, y glorifica a Dios. Esforcémonos ardientemente por ser buenos y hacer el bien, y recibiremos la corona incorruptible de gloria." Manuscript Releases, tomo 18, págs. 7-9. 

Concluido.

Friday, May 12, 2017

Los Dos Grandes Principios de la Ley—Parte 3


"David no pudo usar la armadura de Saúl y, dejándola caer, tomó la honda y la piedra con la que estaba familiarizado, y mató al filisteo que desafió a Israel.
"Amar a Dios supremamente y al prójimo como a nosotros mismos, significa la formación de un carácter simétrico. Corresponde a cada alma que está luchando por la recompensa del vencedor el prestar atención a los principios ordenados, y llevarlos a cabo en su vida práctica. Entonces habrá un vínculo precioso de unión, hermano con hermano. Bajo el trabajo del Espíritu Santo, el egoísmo, la autosuficiencia y la autoestima serán eliminados.
"A todos no se les da la misma obra. 'Y él mismo dió unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores; Para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo.'  Aquí se revela claramente que los santos han de ser perfectos en el desarrollo de sus diferentes dones; y que la gracia de Cristo debe ser revelada en traer todos a la unidad, al amor y la acción armoniosa, 'Hasta que todos lleguemos á la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, á un varón perfecto, á la medida de la edad de la plenitud de Cristo: Que ya no seamos niños fluctuantes, y llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia los artificios del error: Antes siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todas cosas en aquel que es la cabeza, a saber, Cristo; Del cual, todo el cuerpo compuesto y bien ligado entre sí por todas las junturas de su alimento, que recibe según la operación, cada miembro conforme á su medida toma aumento de cuerpo edificándose en amor.' [Efesios 4:13-16.]
"Esta es la relación que los miembros de la iglesia deben sostener el uno al otro. Esto debe ser llevado a cabo concienzudamente. Cada uno debe vivir y actuar individualmente ante Dios, y dar conscientemente a sus compañeros de trabajo un lugar para trabajar, sin celos, sin malvados pensamientos, sin hablar mal. Debemos animarnos unos a otros.
" 'Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.' (Versículos 29-32.) Esta palabra debe ser introducida en la vida práctica.
"Puede que el hombre no vea ningún lugar para el funcionamiento de ciertos dones, porque no son sus dones, sino que cada uno piense de sí mismo como Dios lo quiere. Que cada uno tenga en cuenta que sus capacidades sólo son prestadas, y que por medio de ellas Dios lo está probando para ver si va a utilizar esos talentos que le han sido confiados para honrar a Dios, y trabajar por el bien de su hermano y de su prójimo.
"La santidad, que significa plenitud para con Dios, es completamente aceptable para Dios. Un Pablo puede plantar, y Apolos regar, pero Dios es el que da el aumento.
" 'Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna' [Gáalatas 6:8].
"A medida que los trabajadores cultivan el suelo, deben cosechar todas las ventajas posibles haciendo una aplicación de las lecciones que reciben. En el mundo natural, las agencias invisibles están constantemente trabajando para producir los resultados esenciales, pero la cosecha a cosechar depende de la semilla que ha sido sembrada. Después de que el hombre prepara fielmente la tierra y planta la semilla, Dios debe trabajar constantemente para hacer germinar la semilla.
"Así es en las cosas espirituales. La palabra del Dios viviente es la semilla, Cristo es el sembrador, y si no trabaja constantemente el suelo del corazón, no habrá cosecha. 'Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios..' Dios dio a su Hijo para que muriera, el Justo por los injustos, para que hubiera una cosecha gloriosa de almas. El corazón humano es el terreno de la semilla de Dios, y la justicia de Cristo debe ser acariciada allí. Que nadie confíe en el brazo de la carne, sino en Dios. Que cada uno dé testimonio de que tiene fe, que no es un enano religioso, sino que crece bajo los rocíos y las lluvias de la gracia de Cristo, que su vida de justicia no es de creación humana, sino que es la justicia de Cristo, que la gracia de Dios ha nutrido su corazón.
"A algunos el Señor ha dado una obra especial, el llevar testimonios de advertencia y reproche, para derribar las fortalezas de la iniquidad, para despertar la convicción en el corazón humano, y llevar al hombre al arrepentimiento. Algunos mensajes vienen como el martillo del Señor, para destruir las obras de Satanás, y llevar a los hombres al Dios vivo. Pero mezclado con esta decidida labor de defender a la verdad es el consuelo de Cristo, que viene cuando el arrepentimiento revela lo que realmente es el pecado. Y mientras algunos son llamados a batallar desesperadamente con una obra maligna, hay otro tipo de mensaje que se debe transmitir a los que, aunque han sufrido mal, han cedido a la tentación de albergar un sentimiento de resentimiento ante la injusticia sufrida y lo han acariciado en la mente.
"Por otra parte, algunos tienen el don que les ha dado de Dios para actuar como organizadores. Otros ocupan su lugar mientras realizan una obra que no es a la luz pública, sintiéndose de poca importancia y desconocidos, siendo pocos los que reconocen su labor, y sin tener a nadie que se apene de sus errores ni alabar sus victorias. Pero el Señor usa todos estos elementos. Ningún hombre puede llenar cada lugar, y la gran obra de Dios debe seguir adelante. Los que consideran a sí mismos como los menores, y en su debilidad se apoyan en Dios, los que caminan en humildad, como los niños—esos se convertirán en los primeros, y el primero será el último lugar. En todas las épocas Dios tiene a Sus obreros, y en el tiempo necesario se realiza una preparación para que algún hombre con talento, con algún don, entre. Así el Señor revela que Él tiene la supervisión de Su obra." Manuscript Releases, tomo 18, págs. 6-7.

Concluirá en el próximo artículo.

Wednesday, May 3, 2017

Lo Dos Grandes Principios de la Ley—Parte 2


"Estas cosas en el mundo natural deben ser consideradas y sus lecciones aplicadas a la vida espiritual, al crecimiento espiritual. A cada hombre Dios, no el hombre, ha dado su obra. Esta es una obra individual —la formación de un carácter según la similitud divina. El lirio no ha de esforzarse por ser como la rosa. Hay distinciones en la formación de las flores y en los frutos, pero todos derivan su particular diferencia de Dios. Todos son del Señor. Así es el designio de Dios que ni siquiera el mejor de los hombres será del mismo carácter que otro.
Una vida consagrada al servicio de Dios será desarrollada y embellecida en su individualidad. Ninguna persona puede fundir su individualidad en la de otra, sino que todos, como individuos, debemos ser injertados en el único Patrón, y habrá unidad en la diversidad. El gran Artista Maestro no ha hecho dos hojas del mismo árbol exactamente iguales; De igual manera, su poder creador no da a todas las mentes la misma semejanza. Se crean para vivir a través de edades incesantes, y ha de haber una unidad completa, mente que mezclada con mente, pero ninguna debe ser del mismo molde.
Hay abundante espacio para que todos en la diversidad armoniosa  a fin de que actúen en la parte asignada. La mente o el juicio de nadie es completo. La Palabra de Dios trata acerca de principios que todos deben respetar. Ha sido un educador en todas las edades. La Divinidad ha hablado a través de una variedad de agentes humanos.
Todos deben luchar por lograr la fragancia del carácter de Cristo; entonces podrán realizar su parte en el mundo como Dios diseña que lo hagan. Demos gracias a Dios porque todos los caracteres no han de ser modelados según el modelo del hombre, sino según el ideal del Señor. Dejemos que nuestros compañeros de trabajo crezcan en la experiencia religiosa bajo el moldeo y la formación del Espíritu Santo. Que nadie se sienta en libertad de desprestigiar y menospreciar la obra de Dios, a los hombres que no tienen su semejanza." Manuscrips Releases, tomo 18, pág, 4.

Continuará...